ALUMINIO
Y SUS ALEACIONES

El aluminio y sus aleaciones, denominadas comúnmente «aleaciones ligeras» se utilizan en la industria por la excelente relación entre densidad y propiedades mecánicas. 

La densidad de las aleaciones de aluminio es tres veces inferior a la del acero al carbono y 3,3 veces inferior a la del cobre. 

Su conductividad térmica es notable: 13 veces superior a la de un acero. 

Su conductividad eléctrica es muy buena, del orden de un 63% de la del cobre, pero es doble por peso de un metal equivalente. 

Estas aleaciones también tienen una buena resistencia a la corrosión atmosférica.
Se obtienen por procedimiento de fundición y pueden transformarse por laminación o forja.
Como los aceros, se clasifican en familias y grupos según criterios los físicos y mecánicos deseados por su empleo. 

Las principales familias son:
• Aluminios no aleados: familia 1000
• Aleaciones aluminio-cobre: familia 2000
• Aleaciones aluminio-manganeso: familia 3000
• Aleaciones aluminio-silicio: familia 4000
• Aleaciones aluminio-magnesio: familia 5000
• Aleaciones aluminio-magnesio-silicio: familia 6000 • Aleaciones aluminio-zinc-magnesio: familia 7000 

Según las calidades, sus características mecánicas pueden optimizarse por tratamientos térmicos de inmersión en solución, envejecimiento por temple y por tratamientos mecánicos de endurecimiento, pero son menores en relación a los de aceros y son limitados. 

(Consulte el cuadro de estados metalúrgicos al final del catálogo) 

Las características mecánicas de estas aleaciones están directamente relacionadas con su modo de elaboración y el tamaño de los productos. Se recomienda tener en cuenta estos parámetros antes de utilizar piezas macizas.